Esta tienda utiliza cookies y otras tecnologías para que podamos mejorar su experiencia en nuestros sitios.

aceptar
Formulario de pedido rápido

¿Ya sabes los productos que quieres pedir?

Haga clic en el botón de abajo para acceder a nuestro formulario de pedido rápido y ahorrar tiempo.

COMPRAR AHORA

logo
¿Cómo te puede afectar a nivel físico y anímico el cambio estacionario?

El fin del verano está aquí y con el un nuevo cambio de estación que trae consigo algunos cambios en el ambiente, en una nueva rutina de estrés y, además, en un estado anímico dispar. ¿Sabes cómo afectan estos cambios a tu salud mental y qué hacer para estar al 100% esta temporada? Sigue leyendo.

Aunque pueda parecer que nos ocurre a todos, esa sensación de tristeza, cansancio y sentirse deprimido se recoge como un trastorno afectivo estacional que afecta a cierto tipo de personas de manera más intensa. Se produce normalmente entre los cambios estacionarios de verano a otoño e invierno y su durabilidad está concentrada en estos espacios de tiempo.

Razones por las que se sufre por el cambio de estación

No solo es una cuestión de volver a la rutina laboral, de madrugar o de ponerse al día con horarios sino que algunas personas experimentas fuertes cambios de humor por una causalidad meteorológica. El frío, la menos duración de los días o la menor visibilidad de luz a causa de nubes y chubascos serían los desencadenantes de este efecto anímico. ¿Te has sentido más triste, irritable, pesimista o con ansiedad en los últimos días? Ahora ya conoces algunas razones de ese cambio fortuito de ánimo.

Soluciones al problema del cambio estacionario

Este problema tiene soluciones que están al alcance de la mano.

Una buena alimentación y realizar deporte es base para un estilo de vida saludable y con un estado de ánimo superior. Las frutas y las verduras son nuestros mayores aliados a la hora de eliminar toxinas, aportar a nuestro cuerpo vitaminas y, al igual que ocurre con el deporte, reducimos el estrés y subirnos la energía y el estado de ánimo.

Otra de las soluciones para este trastorno afectivo estacional es la terapia de luz y la exposición al aire libre porque ¿qué mejor que el sol para curarnos de la falta de sol?

Por su parte, el chocolate y los tonos coloridos a la hora de vestirnos puede causar un efecto psicológico que aumente nuestro estado de ánimo. Además, el chocolate es un fuerte aliado en la lucha contra el estrés y la ansiedad.

Pese a todo, si el problema se intensifica o se alarga en el tiempo, siempre es recomendable acudir a un especialista para evaluar si se trata de un problema psicológico o físico que necesite asistencia médica y tratamiento.