Formulario de pedido rápido

¿Ya sabes los productos que quieres pedir?

Haga clic en el botón de abajo para acceder a nuestro formulario de pedido rápido y ahorrar tiempo.

COMPRAR AHORA

logo
Frena al resfriado antes de que aparezca

Si hay algo que trae el otoño son los resfriados. Y es que los cambios de temperatura provocan que cada día más personas experimenten los primeros síntomas. Hace unos años, esta problemática no preocupaba tanto; sin embargo, a raíz de la crisis que atravesamos con el coronavirus, cada vez preocupa más que lo que parecía un resfriado pueda ser algo más.

Diferencia bien qué es qué

Pensar en tener que aislarse por culpa del coronavirus y que se pueda contagiar a los familiares es algo que preocupa, y mucho, a las familias españolas. Por eso os contamos algunas pequeñas diferencias para que podáis tenerlas en cuenta a la hora de identificar a primera instancia qué estamos sintiendo y actuar en consecuencia. Aquí os exponemos algunos de los síntomas principales del resfriado, la gripe y el coronavirus.

Resfriado: los síntomas se hacen presentes poco a poco y la duración no suele ser superior a 10 días. Durante el resfriado aparece la congestión y secreción nasal, dolor de garganta, tos y estornudos. No suele aparecer fiebre.

Gripe: Al igual que el resfriado suelen causar congestión o secreción nasal. Su duración suele ser de entre 7 y 14 días y sí aparecen de repente con fiebre. Entre los síntomas principales, podrás experimentar fatiga, dolor de cabeza, tos o escalofríos.

Covid: Esta enfermedad al igual que la gripe suele provocar fiebre, tos o falta de aire pero da un paso más allá con la pérdida del olfato y algunos síntomas como dolor de garganta, cansancio o diarrea. Lo aconsejable es, si se presentan unas décimas de fiebre, hacerse un test preventivo para descartar esta idea.

¿Cómo atajar el problema antes de que aparezca?

Tan importante es ser consciente del problema como realizar fórmulas para evitar que nos enfermemos. Y aunque a veces se presente como algo inevitable, hay algunas pequeñas acciones que podemos hacer para prevenirlos.

Higiene y desinfección: Desinfectar las superficies de uso común como pomo de puertas, utensilios de trabajo, zonas comunes de la casa, etc. Pueden ser clave a la hora de evitar un molesto resfriado. La ventilación también juega un papel fundamental, pues un ambiente cargado supone un porcentaje más alto de caer enfermo.

Cambios bruscos de temperatura: Esos cambios son uno de los factores determinantes de que enfermemos. Por eso, evitarlos y estar protegidos ante ellos con abrigos va a ser determinante a la hora de protegernos de las enfermedades.

Higiene personal: Nuestras manos tocan a nuestro alrededor y esto puede traer gérmenes a nuestra boca, ojos, comida… por eso el hecho de lavarnos las manos y utilizar desinfectantes es tan importante. Asimismo, taparte boca y nariz al toser y/o estornudar puede evitar que te resfríes y contagies a tu alrededor.

Lleva una vida saludable con ingesta de frutas y verduras. Todos los profesionales insisten en que este es uno de los pilares fundamentales a la hora de llevar una vida sana. Otro de ellos es el deporte y actividad física.

Huye de lugares cerrados y muy concurridos.